Comida Reflexiones tokio Zero Waste

Recetas de confinamiento del laboratorio residuo cero de Miica

Una de las primeras amigas que mi marido Julien y yo hicimos al mudarnos a Tokio fue la cariñosa y creativa Miica Fran. Después de conocerla en nuestro espacio de coworking, nos invitó a su primer restaurante pop-up llamado «Eat Provence»; una serie de encuentros íntimos inspirados en el movimiento “slow food” y en su experiencia en esta región del sureste de Francia.

Eso fue hace casi tres años. Desde entonces, Miica ha viajado por toda Europa intentando aprender cómo tener una cocina sin residuos y ahora tiene su propia cocina experimental – «Bio Labo House» – en el encantador bar aVin en Meguro-ku.

Esta semana, tuve el placer de publicar su historia en The Japan Times y compartir las medidas que ella y su comunidad han tomado para reducir los residuos y la basura en la cocina, como la cosecha y recogida de «productos imperfectos» directamente de granjas locales, el uso de cajas y bolsas reutilizables en lugar de plástico, el mayor aprovechamiento posible de las plantas y animales, transformando lo que se pueda en abono orgánico (compost), reciclando y re-utilizando el plástico y guardando las pieles de la cebolla para hacer tintes de plantas naturales.

Normalmente, la mayor fuente de desperdicio es la comida que queda en nuestros platos, pero puedo decir que esto nunca ha sido un problema en la cocina de Miica, ¡porque su comida es riquísima!

Esto fue precisamente lo que pasó el invierno pasado cuando Miica y yo organizamos nuestro segundo evento de “We are Wabi-sabi”, una serie de reuniones donde exploramos el significado del concepto japonés de «wabi-sabi» (la belleza de las cosas imperfectas, transitorias, incompletas) mientras disfrutamos de una magnífica comida hecha con productos maravillosamente imperfectos, o lo que cariñosamente llamamos «vegetales wabi-sabi.»

El menú de Miica fue una mezcla de cocina saludable y abundante de inspiración francesa con ingredientes orgánicos japoneses: ensalada de kale (col rizada), nueces y pasas doradas; rábano al vapor y hojas de rábano; zanahorias con salsa de leche de soja; pasta de crema de leche de soja con semillas de cáñamo; una cazoleta (cassoulet) lionesa hecha con tomates, frijoles y beicon, y una tarta amandine perfecta de postre.

Como sabemos, esto fue antes de la crisis del coronavirus y el confinamiento en nuestras ciudades. Echamos de menos las reuniones sociales (la comida es un motivo de unión y reunión importante), pero quedarnos en casa no significa que no podamos comer bien. Un aspecto positivo de este encierro es poder convertir tu casa en un laboratorio para experimentar con recetas sabrosas, e intentar y buscar maneras para generar el menor desperdicio y basura posible. 

Por eso le pregunté a Miica si podía compartir su famosa receta de cazoleta (cassoulet) lionesa y la tarta de almendras que preparó para nuestro encuentro «We are Wabi-Sabi». Elegimos estos platos porque son adaptables y fáciles de preparar con alimentos básicos comunes, como frijoles, tomates enlatados, hierbas, harina y nueces. Tradicionalmente, esta receta se prepara con carne de cerdo, pero se puede hacer sin carne y hacer un plato vegetariano manteniendo su fantástico sabor umami

La próxima vez que tengas ganas de experimentar en el laboratorio de tu cocina, prueba y disfruta la cazoleta (cassoulet) de Miica.

Receta Cazoleta vegetariana de Miica: 

Ingredientes (para 4 personas)

  • 150g frijoles blancos orgánicos (puedes sustituirlas por cualquier frijol que tengas en casa, pero las alubias blancas funcionan mejor)
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 tomates
  • 2 dientes de ajo orgánico
  • 4 ramitas de tomillo
  • 2 ramitas de romero
  • 1 hoja de laurel
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal al gusto
  • pimienta negra o blanca al gusto
  • pimiento rojo al gusto
  • ¼ de taza pan rallado (sin aditivos) 

 

Instrucciones:

  1. Remojar los frijoles blancos durante la noche.
  2. Hervir los frijoles durante unos 30 minutos a fuego lento hasta que se ablanden.
  3. Picar las cebollas y el ajo.
  4. Cortar las zanahorias en trozos bastante grandes.
  5. Cortar el tomate en trozos pequeños.
  6. Sofreír el ajo, la cebolla, el tomate y la zanahoria, revolviendo ocasionalmente, hasta que estén suaves y dorados, aproximadamente 15 minutos.
  7. Mezclar los frijoles hervidos y el caldo, revolver las verduras fritas, hierbas, sal, pimienta y  pimiento rojo.
  8. Colocar todos los ingredientes en un recipiente apto para horno y espolvorear el pan rallado por encima. Hornear durante 20 minutos a 180 °C.

Tarta De Almendras

Ingredientes

Para la masa

  • 150 g / 5½ oz de harina normal, tamizada, más un poco extra para espolvorear
  • 75 g / 2¾ oz de mantequilla fría
  • 60 g / 2¼ oz de azúcar en polvo
  • 1 yema de huevo de corral

Para el relleno

  • 225 g / 8 oz de almendras laminadas 
  • 120 g / 4¼ oz de mantequilla
  • 120 g / 4¼ oz de azúcar
  • 4 cucharadas de leche

 

Instrucciones 

  1. Precalentar el horno a 190 °C / 170 °C.
  2. Para la masa, mezclar la harina, la mantequilla y el azúcar en un procesador de alimentos hasta que parezcan migas de pan.
  3. Añadir la yema de huevo y 2 cucharaditas de agua fría y mezclar hasta que la masa se una.
  4. Estirar la masa hasta alcanzar un grosor de aproximadamente 5 mm, un poco más grande que un molde de tarta de 24 cm / 9½ pulgadas.
  5. Presionar la masa en la base y lados del molde y dejar aproximadamente 1 cm / ½ pulgadas hacia arriba para crear un pequeño borde por encima.
  6. Cubrir el molde con film y dejarlo en la nevera durante al menos 30 minutos.
  7. Retirar el film y pinchar la masa ligeramente (a lo largo de todo el molde) con un tenedor. Cubrirla con papel de horno y agregar frijoles o lentejas para que la masa no se levante. Hornear durante 15 minutos. Retirar los frijoles/lentejas y el papel y volver a hornear la masa durante unos minutos para secar la base.
  8. Para el relleno, tostar las almendras en una sartén seca (sin aceite) a fuego medio-alto durante 2 a 3 minutos, sin quitarles el ojo, hasta que estén ligeramente doradas. Retirarlas a un bol.
  9. Freír la mantequilla, el azúcar y la leche en la sartén a fuego medio. Cuando el azúcar se haya disuelto y la mantequilla derretido, hervir durante 1 minuto.
  10. Agregar las almendras y mezclar bien antes de poner el relleno en el molde con la masa.
  11. Hornear todo durante 15–20 minutos, hasta que la tarta esté dorada. Sacarla del horno y dejarla enfriar. Servir caliente o fria.

 

JULIA // Tokyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *