barcelona Belleza

Seis sencillos pasos para tener un neceser de belleza verde

Este es un artículo escrito por nuestra invitada Bibi Rhomberg, maquilladora profesional, especialista en belleza orgánica y coach de belleza consciente. Vive y trabaja en Bregenz, Austria. Durante los últimos 10 años como maquilladora profesional, ha conocido muchas marcas de belleza y ha aprendido mucho sobre sus ingredientes. Poco a poco se dio cuenta de como las decisiones individuales afectan a nuestro planeta. Hace unos años decidió empezar a trabajar con productos de cosmética natural y de «clean beauty» (belleza limpia) y crear una rutina de belleza más respetuosa con el medio ambiente. En este artículo comparte algunas de sus ideas y aprendizajes, para ayudar a que este floreciente movimiento se haga aún más grande.

 

 

El ser humano siempre ha sentido admiración por la belleza, y cada época y cultura ha tenido sus rituales de autocuidado para embellecer el cuerpo humano de diversas maneras.

En la actualidad, la industria cosmética es enormemente rentable, pero muchas de las materias primas son más que cuestionables, y se usan muchos ingredientes innecesarios que perjudican tanto a nuestro planeta como a nuestro cuerpo. Afortunadamente, cada vez más personas son conscientes de ello y estamos viviendo un gran movimiento de belleza sostenible y «limpia».

El término «clean beauty» (belleza limpia) a menudo se malinterpreta por razones de marketing, por lo que vale la pena examinar detenidamente los productos que compras. Esencialmente, belleza limpia significa usar productos que puedes utilizar sin dañarte a ti misma o al planeta. En mis coachings de clean beauty defino con más detalle estos criterios y cómo se pueden cultivar rituales de autocuidado sostenibles.

Los he resumido en seis puntos que me gustaría explicar a continuación:

1. ¿Qué necesitas realmente? Cómo iniciar el viaje hacia un neceser de belleza limpio y minimalista?

Comienza el proceso de limpieza de tu neceser pensando en lo que es realmente importante para ti y en los productos que quieres conservar a diario.

Durante mis sesiones, las clientas traen todos los productos de belleza que poseen para que podamos clasificarlos juntas de forma consciente. En este proceso, a menudo se dan cuenta de que la mayoría de las cosas que tienen no las han usado nunca o en realidad no les gustan y las compraron por capricho. Tal vez a ti te ocurre lo mismo: echa un vistazo a lo que puedes dejar de lado. Sé decidida. Tu viaje hacia un estuche de belleza verde ha comenzado.

2. Examina detenidamente los productos que quieres seguir utilizando: ¿son realmente «verdes»?

Una vez que hayas seleccionado los productos que deseas conservar, es el momento de analizar los ingredientes y el envase. Puede que te sorprenda la cantidad de productos que no son del todo «limpios», a pesar de lo que digan su marketing y el envase. A medida que la industria cosmética va despertando a esta nueva tendencia de cosmetica natural, el «greenwashing» (ecoblanqueo) es cada vez más común. Afortunadamente, cada vez hay más aplicaciones que pueden ayudarte en este proceso de filtrado a encontrar tu camino en la jungla de productos de belleza. Algunas de mis favoritas son ToxFoxCodeCheck, (en español existe la app Yuka) –  simplemente escaneas el código del producto y obtienes una descripción detallada sobre lo ecológico que es realmente el producto.

Cuando hayas aprendido más sobre lo que realmente estás usando en tu piel, podrás decidir mejor qué productos pueden ser sustituidos por algo mejor.

3. Simplifica los productos que utilizas: Bienvenida al mundo de los aceites e hidrolatos.

Reflexiona sobre el beneficio de cada producto. ¿Es necesario o tal vez hay una versión más sencilla con menos ingredientes o incluso algo que puedas crear tú misma fácilmente?

Un buen ejemplo para mí ha sido el proceso de sustituir las cremas por una mezcla de aceites e hidrolatos, como el agua de rosas u otros destilados de hierbas o plantas. Puedes mezclar estos dos ingredientes en la palma de tu mano: con 2 o 3 gotas de aceite de alta calidad y algo de hidrolato básicamente creas tu propia crema instantánea sin necesidad de conservantes, emulsionantes o rellenos. Así puedes cubrir todo tipo de necesidades de la piel utilizando diferentes aceites o incluso mezclándolos (Consejo: si no estás segura de qué aceites o hidrolatos utilizar puedes empezar utilizando aceite de argán o aceite de almendra en combinación con hidrolato de rosas).

4. Volver a lo básico: sustituir los productos por técnicas de belleza

Un gran cambio para mí en estos últimos años ha sido darme cuenta de que hay bastantes técnicas de belleza que pueden sustituir a los productos comprados:

Ventosas faciales:

Quizá hayas oído hablar de las ventosas de la MTC. También pueden aplicarse en la cara utilizando un poco de aceite como base. Ayudan a tensar la piel del rostro y favorecen el drenaje linfático, y me parece una técnica increíblemente eficaz, que además me relaja mucho después de un largo día. Utilizo y recomiendo esta marca.

Cepillo corporal ayurvédico:

Este es uno de mis descubrimientos recientes favoritos, y ha sido un verdadero cambio para mi. Cepillo mi cuerpo en seco (casi todos los días antes de ducharme, dependiendo de tu tipo de piel), sustituye perfectamente a los peelings corporales, tensa la piel, favorece la circulación sanguínea y estimula el metabolismo.

Toallita caliente:

Yo utilizo una toallita caliente para limpiarme la cara después de desmaquillarme por la noche. Es una forma muy suave de eliminar las células muertas de la piel y, además, abre los poros para eliminar todas las partículas de suciedad.

Yoga facial:

Es una herramienta muy poderosa contro el envejecimiento de la piel. Se trata de darse cuenta de cómo se mueven los músculos faciales y de cómo entrenarlos conscientemente para mantener los rasgos faciales frescos y jóvenes. Puedes incorporar pequeños ejercicios a diario, haciendo unos pocos movimientos mientras te hierves el agua para el té o cuando estás atascado en el tráfico. Personalmente, creo que es mejor que cualquier crema que promete reducir las arrugas.

Si hablas alemán: Me encanta el canal de Hanna Sacher en youtube.

5. Cero residuos: busca marcas con productos rellenables.

Hay algunas marcas de maquillaje pioneras que ya ofrecen recambios para todos sus artículos o intentan que sus envases sean 100% reciclables. Aquí tienes algunas marcas y empresas con las que trabajo y que me encantan:

Kjaer Weis: Si pudiera utilizar una sola marca para trabajar, Kjaer Weis sería sin duda mi favorita. La calidad de los productos, la filosofía de la fundadora y el diseño chic recargable: ¡le doy un 10 de 10!

Aether Beauty: Su paleta de sombras de ojos está hecha completamente de papel y el envase es casi totalmente reciclable, además de que los ingredientes son súper limpios.

Zao: Sus envases rellenables, así como algunos de sus ingredientes, están fabricados con bambú de recolección controlada. Están aprobados por Ecocert, con ingredientes procedentes de granjas orgánicas. Todos los productos son libres de tóxicos, no testados en animales, sin gluten y veganos.

También hay muchas otras marcas que merecen la pena probar: Ilia, RMS, PuroBIO, Manasi7, Shamanic, Und Gretel,…

6. Rituales de autocuidado DIY

Te sorprenderá saber qué productos de belleza puedes hacer en casa sin mucho esfuerzo.

Cubitos de hielo: Siempre guarda algunos cubitos en el congelador: funcionan como magia contra zonas hinchadas, enrojecimiento, erupciones, ojeras y otros problemas de la piel. Desde estimular la circulación sanguínea hasta reducir la oleosidad, calmar las quemaduras solares y sentar una base refrescante para tu maquillaje. Una forma muy eficaz y sencilla es prepararlos con té verde o con una mezcla de agua y hidrolato de rosas, 1:1.

Arcilla natural en polvo: Siempre la tengo en casa; dependiendo de cómo la mezcles (con aceite o con agua) puedes crear una mascarilla perfecta o una pasta limpiadora para todo tipo de cuidados de la piel.

Azúcar moreno + el aceite que te guste: Puedes aplicar esta mezcla sobre tu piel húmeda y masajearla hasta que el azúcar se derrita; tu piel se sentirá como la de un bebé después.

 

Esta ha sido una breve introducción, espero que te haya dada algunas nuevas ideas e inspiración para unirte al movimiento de la belleza limpia a tu manera. Si quieres saber más, no dudes en ponerte en contacto con nosotros o visita mi página web (www.bbrhomberg.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *