activismo nueva york Reseñas

Tu basura, mi tesoro: el proyecto No Compres Nada

Estoy muy feliz de compartir con todxs vosotrxs un grupo de Facebook, comunidad de barrio, iniciativa de economía circular, llamada Proyecto No Compres Nada.  El proyecto No Compres Nada fue creado en el año 2013 por dos amigas, Rebecca Rockefeller y Liesl Clark, en el estado de Washington, E.E.U.U., como un experimento de economía de regalo hiper-local. El lema del proyecto es: No compres nada. Dona generosamente. Comparte con creatividad. El mantra: Reduce. Reutiliza. Rechaza (comprar cosas nuevas). Reconsidera (el consumo). ¿Recuerdas el último artículo de Vera sobre usuarios vs. clientes?  

Los grupos del proyecto No Compres Nada los crea la gente en sus propios barrios. Las personas crean estos grupos en sus comunidades y actúan como líderes. No hay dinero de por medio. Las normas del grupo son muy sencillas: “Publica lo que te gustaría regalar, prestar o compartir con la gente de tu barrio. Pide lo que te gustaría recibir gratuitamente o tomar prestado. Sé legal. Nada de lenguaje de odio. Nada de comprar o vender, nada de negociar ni intercambiar, somos estrictamente una economía de regalo”. El proyecto No Compres Nada tiene aproximadamente un millón y medio de participantes y está presente en más de 30 países. 

Algunas personas se unen al grupo buscando una plataforma en la que poder deshacerse fácil y rápidamente de cosas que inundan sus vidas. Otras personas buscan encontrar cosas gratuitamente. Otras están en el camino hacia una vida donde comprar menos y reutilizar más, incluso si esto conlleva utilizar y dar uso a lo que otras personas no quieren ya. Para muchas personas, este grupo termina siendo una bella manera de conectar con lxs vecinxs, aprender a confiar en la comunidad e interactuar con aquellas personas que están más cerca de nosotrxs en la vida real. En todos los casos, este proyecto es bueno para nuestro planeta, ya que da una vida más larga a objetos que, de otra manera, terminarían en un vertedero o en el mar. 

Vayamos ahora a mi grupo, el grupo No Compres Nada de Williamsburg/Greenpoint, que a fecha de hoy tiene 1.826 miembros de estos dos barrios del norte de Brooklyn. El grupo se estableció en enero de 2017 y yo me uní hace un par de años, justo después de mudarme a barrio de East Williamsburg. En ese momento tenía el firme objetivo de tener una vida más minimalista en mi casa y en general. Además, nunca me ha gustado mucho comprar o vender online. Me gusta ver y tocar las cosas, y también me gusta el contacto entre personas que requiere comprar en una tienda, o dar, recibir o compartir algo en persona. Los principios de gratuidad, hiper-localidad y cuidado por el medio ambiente del proyecto No Compres Nada eran el plus perfecto.  

Yo he visto en mi barrio a gente dando y buscando ropa, utensilios de cocina, muebles, libros, música. He visto a gente regalando comida de perro al darse cuenta al abrir la bolsa recién comprada, de que no le gustaba a su perro. Restos de comida de las celebraciones de Acción de Gracias. Plantas. Restos de tela para hacer mascarillas durante COVID-19. He visto a vecinxs del barrio pedir prestado un colchón de aire hinchable y sillas extra durante la época de vacaciones familiares. 

He recibido algunas cosas de mi grupo. Un conjunto de vasos de plástico reutilizables, que llevé a la oficina para utilizar en esas celebraciones donde terminamos echando a la basura demasiados vasos, platos y cubiertos de plástico de un solo uso. Una cazuela muy grande que he utilizado para hacer pan justo después de la cuarentena. ¡Y un inflador de ruedas de bici súper bueno!

También he dado algunas cosas. Muchas. Tengo muy buenos recuerdos de algunos de los encuentros que he tenido. Recuerdo bien una foto vintage que compré en un mercadillo en el West Village, que enmarqué y llevé conmigo con cariño y cuidado de un apartamento a otro en Nueva York. Incluso viajó conmigo atravesando océanos. La persona del barrio que la quiso, 9 años después de que yo la comprara, se acababa de mudar a un nuevo apartamento con su marido y sus dos bebés. Parecía cansada y me dio la sensación de que adquirir algo tan chulo (la foto era chula de verdad) le hizo sentirse victoriosa. 

También recuerdo una chaqueta vaquera que compré en Lima, Perú, en el año 2007, la cual me encantaba, pero simplemente se me había quedado pequeña y ya hacía tiempo que no usaba. Tenía un gran apego emocional a ella. Me costaba mucho darla. La mujer a quien se la dí me envió un mensaje cuando llegó a casa para decirme que le quedaba como anillo al dedo y que le encantaba. A mí me encantó saber que la chaqueta acabó en manos de alguien que iba a disfrutarla y a cuidarla tanto como yo. 

Probablemente, la historia más bonita que tengo es la del póster del bailarín y coreógrafo Rudolf Nureyev. Yo solía bailar de niña, y me regalaron este póster en la tienda donde compré mi primer par de zapatillas de punta cuando tenía 13 años. Llevé ese poster conmigo durante años, de país en país, enrollado. El póster era viejo. El marco que terminé comprando una vez me dí cuenta de que me quedaría en Nueva York un tiempo largo, era barato. Cuando sentí que era el momento de regalar el póster, encontré la persona perfecta en mi grupo de No Compres Nada. Era una mujer que había conocido ya antes, que baila y que tiene una hija adorable que también baila. Ella había visto a Nureyev en persona cuando era una niña, y me emocionó que este póster terminara en sus paredes. Su mensaje mostrando interés en el poster decía: “¡Me encantaría el póster de Nureyev! Yo era una niña cuando le ví en el escenario al final de su carrera. Aunque ya no bailaba, su presencia era aún muy grande”.

He compartido y hablado de este proyecto con amigxs. En Brooklyn varios barrios tienen su propio grupo. Me fascina mi amiga Melissa, que se unió al grupo de su barrio después de que yo le hablara del grupo de mi barrio. Ahora, cada vez que le cuento que necesito algo, me dice: “¿Has preguntado en tu grupo de No Compres Nada?” Me encanta la manera en que esto se ha convertido en su primer recurso y lugar donde acudir cuando necesita algo. 

¿Quieres aprender más sobre este proyecto? ¿Quieres ver si hay un grupo en tu barrio? Si no lo hay, ¿te plantearías empezar o crear uno? Echa un vistazo a su página Web. ¡Y cuéntanos qué encuentras! 

 

JUNCAL// Nueva York

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *